4èmes Rencontres Chorégraphiques de Carthage
Jorge M. Crecis
Eter Danz@ May 2005
Download PDF

Del 30 de Abril al 8 de Mayo se ha celebrado el cuarto Cartago.
Un festival que poco a poco va ganando madurez, el cual se celebra con todas las desventajas imaginables; en Túnez, un país sin cultura de danza, ni dinero, ni política cultural, ni un público específico…
Viviendo este encuentro desde dentro, como bailarín en una de las compañías invitadas, no puedo más que volver de este viaje agradeciendo a la organización, al público, al resto de compañías invitadas y a la ciudad de Cartago estos días en mi Mediterráneo.

Gracias al fuerte carácter y la determinación de una valiente mujer, Syhem Belkhodja (de otra manera no se puede organizar un festival así) estos días han sido un ejemplo de cómo se debe proponer un evento de estas características, para que público y artistas finalicen cada jornada satisfechos. Cada día podíamos asistir por las mañanas a talleres impartidos por las compañías invitadas, y por las tardes, tres actuaciones en tres espacios distintos y a horas consecutivas para poder asistir a todos ellos, guiados de uno a otro por autobuses gratuitos pagados por la organización.

La entrada a todos los espectáculos ha sido gratuita, el único requisito ha sido recoger una tarjeta para todo el festival en la oficina de la organización, de esta manera se podía llevar un control sobre la asistencia de público y no verse desbordados. Tengo que reconocer que en estos pocos días he visto una evolución en el público, siendo casi todos los días las mismas personas, pero el fruto de un buen trabajo ha sido la educación y la concienciación para crear un público de danza.

Los invitados nos sorprendíamos cuando íbamos a ver un espectáculo, de cómo asistentes del público contestaban al móvil en la sala o vitoreaban o abucheaban a los bailarines si lo q pasaba en el escenario no era de su agrado. Un público virgen que nos atemorizaba porque su reacción sería espontánea pero sincera, muy sincera… era un público real y salir al escenario para ellos ha sido un reto y una satisfacción impresionantes. Las propuestas escénicas elegidas han sido muy variadas, viniendo de África, Alemania, Francia, Bélgica, Suiza… ha sido una lástima que no he podido asistir a muchas de las representaciones, ya que nuestra estancia se ha limitado a solo tres días del festival…

Unos días para recordar, un público entregado, teatros llenos siempre, sol, hospitalidad y ganas de volver a mi Mediterráneo.


Jorge Crecis © 2017